Alfabetización digital en mayores: un ejemplo bajo la lupa

Hace apenas un par de días leo la siguiente noticia: “La Fundación Vodafone, UDP y Cibervoluntarios realizarán talleres de formación para que los mayores aprovechen Internet”. Muy bien, me parece una iniciativa genial. Se informa además que en estos talleres aprenderán:
  • A crear su propio blog.
  • A planificar un viaje contratando directamente vuelos, hoteles o rutas turísticas.
  • A navegar por los museos del mundo.
  • A chatear con sus familiares y amigos.
  • A ampliar su círculo con los amigos en las redes sociales.
Visto en: La Voz Digital
En este mismo blog he hablado de autores como Casacubierta, Castaño, Blas Segovia, Acevedo… Todos ellos (y muchos más) coinciden en que la alfabetización digital o la reducción de la brecha digital no puede conseguirse únicamente con programas dirigidos a promover el acceso a las TIC o con programas de formación instrumental. Así que me he propuesto analizar si el enfoque de los cursos podría ser el adecuado para reducir la brecha digital.

En un primer momento, aunque la información con la que contamos aquí es poca (faltaría conocer el perfil de los destinatarios de los cursos, temporalización detallada, sistema de enseñanza, etc.), parece que los programas mencionados en la iniciativa de estas organizaciones son buenos, útiles. Si adoptamos el lenguaje de Susana Agudo (2008), los mayores están aprendiendo con las TIC, no sobre las TIC.

Veamos. Susana Agudo recuerda que las condiciones que integran la calidad de vida en la vejez son:
  • La salud: tener una buena salud.
  • Las habilidades funcionales: valerse por sí mismo.
  • Las condiciones económicas: tener una buena pensión o renta.
  • Las relaciones sociales: mantener relaciones sociales con la familia y amigos.
  • La actividad: mantenerse activo.
  • Los servicios sociales: tener buenos servicios sociales y sanitarios.
  • La calidad en el propio domicilio y en el contexto inmediato: tener una vivienda buena y cómoda y calidad de medio ambiente.
  • La satisfacción con la vida: sentirse satisfecho con la vida.
  • Las oportunidades culturales y de aprendizaje: tener la oportunidad de aprender cosas nuevas.
Es fácil relacionar las capacidades que desean enseñarse en estos cursos con las condiciones mencionadas. Por ejemplo, aprender a planificar un viaje usando las TIC puede ayudar a mantenerse activo; aprender a chatear o a usar las redes sociales puede contribuir positivamente en las relaciones sociales; aprender a navegar por los museos puede mejorar las oportunidades culturales y de aprendizaje.

Hasta aquí no podría más que felicitar por la iniciativa.

Pero...

¿Cuatro u ocho horas es tiempo suficiente para aprender todo esto? Espero que se aprenda cada cosa en cada taller… Por si acaso indago un poco más y busco sobre las fuentes originales: UDP, Cibervoluntarios y Fundación Vodafone. No encuentro mucha más información que la noticia inicial, pero ésta última entidad, Fundación Vodafone, tiene otro programa de formación: 3 horas de formación para que los mayores aprendan a usar un móvil.

Me quedo muy intrigado por saber si en estos pequeños talleres realmente se aprende a planificar un viaje con las TIC o si simplemente se experimenta con tres o cuatro páginas de viajes. No sé si tan poquitas horas darán para mucho más… Habrá que esperar a conocer la evaluación de la experiencia. ¿Tú qué opinas?



Alfabetización digital en mayores: un ejemplo bajo la lupa Alfabetización digital en mayores: un ejemplo bajo la lupa Reviewed by Emilio Ferreiro on 21.5.11 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.